Iniciativa del Diputado Javier Hernández -presentada el 10 de julio- busca combatir con mayor eficacia el delito de abigeato en las regiones del Bío Bío, La Araucanía, Los Ríos y Los Lagos.

Exitosamente defendió en el hemiciclo el Diputado Javier Hernández su proyecto de estudio y creación y financiamiento de un Banco de ADN Bovino en las regiones del Bío Bío, La Araucanía, Los Ríos y Los Lagos, con la finalidad de registrar el perfil genético de los animales que pueden ser objeto del delito de abigeato.

La iniciativa, presentada el 10 de julio de este año por el legislador y dirigida al Presidente y al Ministro del Interior y Seguridad Pública, recibió un importante respaldo de 123 votos a favor y apenas 11 abstenciones durante la jornada de este martes 16 de octubre en la Cámara.

“El abigeato en la zona sur de nuestro país es una realidad que no puede ser desconocida por las autoridades, ya que afecta a un gran número de pequeños productores agropecuarios que se ven despojados de sus animales. Esta situación se torna todavía más compleja considerando que las especies sustraídas constituyen el principal sustento económico de quienes son víctimas de este delito”, expresó el parlamentario de la Región de Los Lagos.

Cabe destacar que acerca de la investigación del abigeato aún existen falencias relacionadas con los medios probatorios, las cuales dificultan la tarea de determinar el dominio de los animales sustraídos.

Según puntualiza Hernández, “en la actualidad, la incautación de dichos animales representa un problema para el Ministerio Público, ya que este órgano no cuenta con los recursos suficientes para garantizar las condiciones de espacio y alimentación que ellos requieren”. Y agrega que durante el tiempo en que se realiza la investigación existe el riesgo de que los animales se enfermen o mueran de hambre; siendo ese el escenario más recurrente, ya que -de acuerdo a una investigación realizada por el Departamento de Evaluación de la Ley- los animales quedan recluidos en una medialuna o en el patio de la comisaria de Carabineros, sin quien se haga responsable de su estadía durante la tramitación de la causa.

“Contar con un registro de ADN del animal facilitaría su identificación y, por lo tanto, permitiría detectar con mayor rapidez y certidumbre a su propietario, evitando que los animales queden recluidos bajo las condiciones señaladas anteriormente. El dueño podría trasladar al animal a su propiedad y así asegurar condiciones mínimas de espacio y alimentación”, detalla el diputado.

Un ejemplo está en la comuna de Fresia, donde ante el aumento significativo de los casos de abigeato, en el año 2014 se creó el Banco de ADN Bovino, con fondos aportados por Sercotec y con el apoyo del Laboratorio de Marcadores Moleculares de la Universidad Austral. Por medio de este banco, se empezó a registrar el perfil genético de los animales con el objeto de que, ante el robo o hurto de los mismos, el ADN registrado se pueda comparar con la muestra de pelo del animal sustraído para identificar a su dueño.

Sin embargo, Javier Hernández recalca que “en Chile no existe una institución de carácter estatal que provea medios de prueba científicos, como el registro de ADN, para determinar la procedencia del animal sustraído. Y allí cabe la iniciativa de crear un Banco de ADN Bovino, ya que hay muchas causas de abigeato que quedan archivadas por falta de pruebas. De hecho, a juicio del Ministerio Público, la existencia de un banco de esta naturaleza podría facilitar el trabajo investigativo de la Fiscalía.

Solamente considerando el año 2017, las cifras de casos policiales relacionadas directamente con abigeato resultan preocupantes: La Araucanía registró 925; Bío Bío, 671; Los Ríos, 505, y Los Lagos, 487“A simple vista estos son sólo números, pero detrás de ellos se encuentran miles de familias que sufren la pérdida de su principal sustento económico, afectando a toda su realidad familiar y al desarrollo de la economía agrícola, tan importante para el sur de nuestro país”, subrayó el legislador.