TEATRO DEL LAGO. El mundialmente conocido artista catalán llegó a mostrar su gira “Mediterráneo”, incluyendo una sorpresa para todos: cantó junto al coro de adultos del coloso junto al lago.

Ante un Teatro del Lago repleto y expectante por su llegada, tocó anoche Joan Manuel Serrat. El español debutó en Frutillar, con un concierto de primer nivel, que emocionó no solo por sus canciones del recuerdo, sino también por su impecable puesta en escena que le permitió demostrar, a través de su inigualable voz, que sigue más vigente que nunca.

La llegada del hispano al recinto fue entre una mezcla de ansiedad y alegría del público, por tener la oportunidad de verlo. “Me gusta Serrat por mis papás, que lo ponían en los viajes. Es un personaje que ha estado dando vueltas en toda mi vida, entonces al tener la oportunidad (de verlo), fue como, obvio”, contaba Anita Álvarez.

Por su parte María Eugenia Núñez, quien llegó desde Santiago a ver al catalán, contó que “la oportunidad es maravillosa, preciosa, porque el teatro es espectacular y ver a Serrat es fantástico. Esta es primera vez que lo voy a ver y estoy súper emocionada”.

Para subir al escenario Serrat se hizo esperar unos minutos, tiempo que valió la pena para verlo tomar cantar “Mediterráneo”, tema que le da nombre al álbum y a esta gira que lo trajo hasta la región, para celebrar los 47 años del disco.

Entre aplausos y coreos de la gente, Serrat también se dio el tiempo de interactuar con sus fanáticos, a los que agradeció por estar con él en este festejo. Aseguró que estar en el coloso frutillarino era “extraordinario” y un “privilegio” para él.

Agregó que cualquier momento es el indicado para “celebrar la vida”, por lo que “No voy a esperar un número redondo para celebrar, no estoy para esperar”, dijo, recomendando a todos el celebrar.

Con el coro adulto

El momento más especial de la noche se dio cuando el artista hizo una importante variación al espectáculo con el que ha recorrido latinoamérica y se hizo acompañar por el coro de adultos del Teatro del Lago.

Más de 30 aficionados provenientes de Puerto Montt, Osorno, Puerto Varas y Frutillar. Algunos de ellos, incluso, recién ingresados al cuerpo coral a principios de año, por lo que estaban felices de compartir con el artista hispano.