Fundación Niños Primero crece en la X región

La iniciativa busca ayudar a igualar la base de oportunidades de niños y niñas en etapa prescolar que se encuentran en situación de vulnerabilidad, por medio de un programa que trabaja en sus casas, durante dos años, el cual pretende fortalecer la estimulación temprana y el vínculo parental.

“La ciencia cada vez es más enfática en que la pobreza genera graves efectos sobre el desarrollo y la anatomía cerebral de los niños. Y no se trata de una correlación sólo referida a lo económico, sino a los efectos de ésta en el ambiente donde el niño crece, las características de su barrio o entorno, las palabras que escucha a diario, la estimulación desde sus primeros días de vida y por supuesto el nivel de estrés familiar que lo acompaña mientras crece. Y es allí donde como Fundación Niños Primero estamos decididos a ayudar a cambiar esta realidad”.

Con estas palabras, la directora ejecutiva de Fundación Niños Primero, Anne Traub, explica por qué invertir en primera infancia es esencial para transformar la vida de miles de niños en Chile. Una convicción que llevó a la entidad, que ella dirige, a implementar, desde el 2018, en la región de Los Lagos el programa “Padre e Hijo en Casa”, basado en la metodología de la ONG estadounidense Parent Child Home Program, para superar las brechas educativas a través de un modelo de “home visiting” y seguimiento, durante dos años, en las casas de las familias para que niños y sus padres, en conjunto, puedan desarrollar habilidades parentales, cognitivas y socioemocionales.

Hoy, el proyecto amplía su cobertura a cuatro nuevas comunas regionales: Puerto Montt, Frutillar, Llanquihue y Cochamó, que beneficiará a más de 160 niños que viven en pobreza de la Provincia de Llanquihue.

En este sentido, Traub enfatiza que, si bien, el coeficiente intelectual es un gran predictor del éxito laboral y el futuro de una persona, las habilidades socioemocionales son clave a la hora de entender cómo los niños se relacionarán y vincularán en la sociedad. “Las llamadas habilidades emocionales son las que están íntimamente vinculadas con la relación padre – hijo y el amor que logramos transmitir a nuestros niños, y que ellos logran interpretar de nosotros sus padres o cuidadores principales”, enfatiza.

Actualmente, la región de Los Lagos cuenta con el 19,9% de niños, de 0 a 3 años, en situación de pobreza, según lo indicó la encuesta Casen 2017, cuatro puntos porcentuales sobre el promedio nacional.

En este sentido, la ampliación del programa a nuevas comunas en la región pretende apoyar y entregar nuevas oportunidades a más de 160 niños de la provincia.

Sobre Fundación Niños Primero

La primera fundación chilena orientada a disminuir las brechas educativas y brindar igualdad de oportunidades a niños y niñas de Chile, a través del fortalecimiento de la estimulación temprana, las habilidades cognitivas y el vínculo familiar durante la primera infancia. Entidad que trabaja con una solución innovadora, eficaz y con alto impacto social.

La estimulación temprana y el vínculo afectivo en la etapa inicial son herramientas fundamentales que marcan la diferencia y logran cambiar la realidad de niños y niñas del país, entregando una primera base de oportunidades que todo niño debe tener, porque invertir en primera infancia es transformar el futuro de Chile.

De esa forma, Fundación Niños Primero ha trabajado con más de 600 familias, provenientes de Cerro Navia, Renca, Lampa, Curacaví, Puerto Varas, Cochamó, Llanquihue, Frutillar, Puerto Montt, Placilla, Panquehue e Iquique, con un programa de visitas y trabajo in situ en el hogar de los niños, durante dos años, junto a sus padres o un adulto significativo.

 

Recommended Posts