Uso de tecnología en la construcción podría evitar la tala de 400 árboles

Todo proceso de construcción ocupa gran cantidad de material de todos los tipos, comenzando con cemento, agua, pasando por fierros y por supuesto, papeles. Sin duda y para que exista una excelente calidad de construcción, hay materiales que no se pueden evadir en este proceso, pero resulta que hay otro, no menos importantes que incluso, pueden ser eliminados.

Lo anterior lo hace efectivo Calidad Cloud  -software en la nube de control y gestión de calidad en obras- quienes a través del uso de su software han logrado eliminar hasta en un 100% el uso de papelería, tanto en lo administrativo como en la realización de planos, debido a la incorporación de diferentes módulos de gestión y administración de calidad de obras, que han suprimido el uso del “lápiz y el papel”, mejorando también los procesos de construcción e incorporando Inteligencia Artificial (IA) para la interpretación de datos, convirtiéndose en los primeros en utilizar los datos generados en la industria de manera inteligente, ofreciendo un benchmark comparativo de mercado, con más de 2.000 proyectos disponibles en tiempo real, enfocado al control de calidad de obras y el mercado.

“En un procesos de construcción, actualmente se pueden utilizar cerca de 10 mil resmas de papel al año, lo que equivale a 23 toneladas de papel y 368 árboles. Con la utilización de nuestra tecnología y la incorporación de AI a esta, estamos evitando la tala de alrededor de 400 árboles al año, ya que un árbol equivale a 16 resmas de papel y calculamos un promedio de dos árboles por edificio”, afirma Franz Fahrenkrog, co fundador y Gerente de Tecnología de Calidad Cloud.

Todo lo anterior se puede evitar con el software que hoy permite cruzar los datos de los 5 módulos disponibles para esta nueva manera de llevar los datos: Control de Calidad y Programación de Obra, Control de Concreto/Hormigón, CBox/Gestor de plano en terreno, Recepción de viviendas (R0-R1-RF) y Entregas de viviendas, para ser comparados consigo mismo o con la competencia.

“El uso de datos de forma inteligente y aplicada en la gestión de calidad de las obras, es la primera piedra para alcanzar los estándares de las construcciones japonesas o alemanas. No basta tener datos porque sí, hay que proyectarlos, interpretarlos para mejorar la experiencia. Si nos preguntamos por qué Amazon invirtió millones de dólares en Notco, no fue por “su mayonesa”, fue por la inteligencia detrás de ella”, afirmó Fahrenkrog.

 

Tecnología IA aplicada a la construcción:

 

El uso de la tecnología y digitalización en la construcción está recién comenzando, pero se ha impuesto poco a poco, como una forma de eficientizar los procesos, reducir los costos, respetar la promesa de entrega en los plazos que correspondientes y sobre todo reducir el servicio de post venta que es un dolor tanto para las inmobiliarias como para el usuario.

 

Es aquí donde están las oportunidades de mejora. La IA permitirá proyectar los 4 indicadores de calidad básicos normados y que presentará prontamente la CCHC, posibilitando saber cómo está un proyecto en comparación al rubro o a la competencia. “Es evidente que cuando esto ocurra, si una constructora ve que sus índices están están bajos que la competencia, automáticamente tenderá a mejorarlos para ser aún más competitivo en el mercado”, asegura Franz.

 

La tecnología y la Inteligencia Artificial aplicada, ha hecho crecer varios rubros como el Retail, la Minería, el e-Commerce, la Industria de los Alimentos, que visionariamente han implementado IA en sus procesos para entender el comportamiento tanto de sus usuarios, empleados o compradores. Según una revista de Londres, la producción anual de estos rubros aumentó entre un 12 y 21%. Ahora es tiempo de la Construcción. Calidad Cloud, aporta con la primera piedra a través de su software de gestión y administración de calidad pero es importante que el resto de los actores del mercado también lo hagan, en pos de mejorar la calidad de nuestras construcciones.

 

Y para llevar a cabo esto, Chile presenta dos factores que juegan a favor para avanzar en pos de entregar un mejor servicio y calidad de obra: el crecimiento del rubro ha permitido un aumento en el permiso de superficie autorizada para la edificación (según el INE tuvo un crecimiento anual de 0,9% (2018), alcanzando 1.529.019m²), lo que entrega una tremenda oportunidad para la innovación, que es lo que finalmente genera competencia. Y, el fomento de programas como Construye 2025 o la implementación BIM están obligando a las empresas a someterse a la tan llamada “transformación digital”.

Recommended Posts